Phosphoricum Acidum

De la Materia Medica de Leon Vannier

Acido fosfórico.

Debilidad nerviosa intensa por un conjunto de excesos sexuales o de onanismo, así como después de una pena profunda. Diarrea crónica sin dolor y sin postración. 

AGRAVACIÓN: Por los abusos sexuales, el ejercicio, el ruido y por una emoción.
MEJORÍA: Por el calor y después de un corto sueño.
Después de una pena profunda, aflicciones prolongadas o excesos sexuales, el enfermo brúscamente se vuelve tranquilo, indiferente, apático, INSENSIBLE A TODO. Nada le importa y no puede pensar (parece que todo le fastidia: Sep.).

Incapaz de reunir dos ideas parecidas, no piensa en nada y está completamente embrutecido,
tiene dificultad para hablar, no encuentra la palabra apropiada para lo que quiere expresar, no comprende nada. La memoria de los hechos cotidianos parece completamente perdida (Anac.).
Estado de estupor con delirio en los estados febriles prolongados. Inconsciencia, musita continuamente, vuelve a tener conciencia de su pena que lo sacude y cae en un estupor vecino al coma.
Por la mañana debilidad muy grande con apatía. Vértigo estando el enfermo acostado en la cama, por la tarde estando de pie y al caminar.

Cefalalgia intensa con sensación de peso aplastante sobre el vértice de la cabeza, mejora por el reposo completo y estando acostado.
Cefalalgia de los escolares y estudiantes que crecen muy rápido, después de una fatiga intelectual y surmenaje ocular (Calc. phos., Nat. m.).
Ojos ojerosos, pupilas dilatadas. Orzuelo sobre el párpado superior.

Zumbido de oídos, con intolerancia a los ruidos musicales. Audición disminuida sobre todo a la derecha y por la tarde mejorando al estar en la cama.
Boca seca, encías sangrantes, lengua hinchada, el enfermo se muerde la lengua involuntariamente por la noche. Sed con deseo de tomar cerveza o leche fría. Eructaciones agrias inmediatamente después de haber comido.

Distensión del abdomen con borborigmos que mejoran por la expulsión de gas (Lyc.); sólo persiste una sensación dolorosa en la región cecal (Sulph.).
Diarrea aguda o crónica abundante, ACUOSA, BLANQUIZCA, SIN DOLOR, SIN OLOR Y SIN AGOTAMIENTO. Diarrea después de la ingestión de alimentos ácidos, frutas o plátanos (Ant. crud.). Diarrea sin fatiga ni postración (lo contrario: China).
Evacuaciones pastosas, involuntarias (Hyos., Aloe), emitidas por la sensación de expulsar un gas.
Tos seca provocada por un cosquilleo en la fosa supraesternal, se agrava por la tarde después de estar acostado. Expectoración amarillenta y salada. Sensación de debilidad en el pecho al hablar (Stan.), con bronquitis crónica, expectoración abundante, verdosa y opresión intensa.
Orina abundante, LECHOSA, conteniendo fosfatos o clara como agua (nerviosa). Incontinencia nocturna de orina.

Pérdidas seminales frecuentes por la noche, sin erección. Onanismo inveterado, el enfermo está agotado para combatir sus impulsos. Debilidad genital.
Reglas adelantadas y abundantes, seguidas de pérdidas blancas o amarillentas que se acompañan de prurito.
Debilidad a nivel de la columna vertebral, sobre todo en la región lumbar en relación con excesos sexuales.
Temblores en los brazos al menor esfuerzo. Piernas pesadas.

Dolores vivos, desgarrantes en los brazos, como si los huesos estuvieran raspados con un cuchillo; dolores del periostio que se agravan por la noche.
Sensación de hormigueo por todo el cuerpo que empeora después de excesos sexuales. Caída del pelo de la cabeza, axilas, bigote, barba (Natr. m., Sel.). Sudores abundantes por la noche y la mañana.
CLÍNICA: Agotamiento nervioso. Diabetes. Diarrea. Espermatorrea. Fiebre tifoidea. Impotencia. Neurastenia.

De la Materia Médica de Leon Vannier

Comments