La Homeopatía como medicina preventiva


La Homeopatía es una medicina que fortalece el organismo humano, pues ejerce su beneficiosa influencia en todos los órganos y sistemas, y además estimula la fuerza vital o espíritu y la mente.

Además de ser una medicina que resuelve definitivamente enfermedades crónicas una vez que están presentes o instauradas en el organismo, también previene la aparición de dichas enfermedades, evitando que lleguen a formarse o desarrollarse.

Contraer una enfermedad significa en muchas ocasiones perder vitalidad en el organismo, por lo que cuando alguien está enfermo, en muchas ocasiones hay una pérdida de energía, para la mayoría de enfermedades.

Es sabido que la homeopatía es una medicina energética, pues aunque el propósito sea tratar un órgano por separado, el conjunto del organismo se beneficia, pues equilibra a toda la persona allí donde hay carencias o déficits y aspectos de la persona que deben ser estimulados y fortalecidos.

Cuando un paciente viene a consulta aquejado de problemas asmáticos por ejemplo y recibe el tratamiento acertado para él, poco a poco se ve liberado de los problemas en la respiración y además, no solamente mejora en ese aspecto, sino que él mismo observa cómo ahora duerme mejor, o bien se levanta cada mañana con más vitalidad, o nota que otros síntomas negativos no relacionados con el asma, han desaparecido simultáneamente. Esto es así porque la homeopatía puede actuar específicamente y generalmente en distintos puntos del organismo donde hay un mal funcionamiento de sus partes.

Cuando algo o alguien es fuerte o ha sido fortalecido, es menos vulnerable, por esta razón, la homeopatía es una medicina preventiva, ya que aunque la persona piense que tiene una salud relativamente buena, con el paso de los años nos hacemos vulnerables y vamos perdiendo el vigor y vitalidad de la niñez.

Se ha afirmado con mucha razón que la alegría y el contentamiento fortalecen el sistema inmunológico, e incluso la esperanza y el optimismo, por ello es tan importante mantener la mente y el espíritu estimulados por la homeopatía, ya que ésta hace aparecer o reaparecer en la persona la ilusión, el contentamiento y el bienestar mental. Estos son necesarios pues son la barrera que impide penetrar en el organismo a la enfermedad. Si el sistema inmunológico está fortalecido, hay vitalidad y energía, entonces es más fácil mantener sano el organismo.

Cuando una persona anciana, mantiene una alimentación sana y equilibrada, hace algo de ejercicio y tiene un espíritu alegre y feliz, muy probablemente vivirá muchos años. Cuando alguien tiene el espíritu apagado o bien diferentes emociones le abruman, ya sea pena, descontento, insatisfacción, resentimiento, sucumbe más fácilmente a la enfermedad.

Es por ello, que la Homeopatía consigue que no aparezcan enfermedades y previene contra ellas, pues consigue que desaparezcan pensamientos y emociones negativas estimulando la felicidad de la persona y su sistema inmunológico.

© Copyright 2013